A menudo, PYME necesitan directivos para asistir a los problemas en relación con los recursos humanos, la dirección general y financiera o comercial. Sin embargo, el reclutamiento de estos directivos a tiempo completo representa un coste real dado que son generalmente problemas puntuales. Entonces ¿qué se puede hacer?

El trabajo a tiempo compartido

El trabajo a tiempo compartido consiste, para un empleado, en trabajar para diferentes empresas organizando su tiempo. Puede intervenir a razón de la mitad de un día o un día semanal para responder a las necesidades de la compañía que lo emplea. Pues, las empresas obtienen pericias externas a fin de responder a una necesidad parcial o puntual. Sin embargo, un empleado a tiempo compartido tiene solamente un empleador, no contrata con las compañías en las que trabaja pero con una tercera estructura.

Un tipo de contrato laboral ventajoso

Esta nueva organización de trabajo es la respuesta tanta a las aspiraciones de las empresas como a las de los empleados. En efecto, las PYME querrían emplear, lanzar nuevos proyectos, pero no lo harán a pesar de medio a largo plazo. En cuanto a los empleados, buscan la estabilidad laboral así como la realización profesional gracias a múltiples misiones. El trabajo a tiempo compartido es la solución, le aporta flexibilidad y competencias a la empresa así como la libertad y la variedad al empleado.